Frente a los asesinatos, desapariciones y detenciones…

¡A organizar la lucha rebelde y combativa!

 ayotzi.2

 

Una nueva oleada represiva se ha extendido por el país en los últimos meses en contra de aquellas y aquellos que se oponen parcial o totalmente a las medidas de los gobiernos estatales y municipales.

La llegada el 2012 de Peña Nieto al poder ha continuado la política de militarización y despojo que los últimos gobiernos habian mantenido. La aplicación de las llamadas Reformas Estructurales ha golpeado económica y socialmente a millones de trabajadores, campesinos, estudiantes, indígenas, etc

 

El saqueo se generaliza y se extiende por el país. La mal llamada Reforma Energética ha legalizado y profundizado las prácticas de despojo y rapiña que ya realizaban empresas mineras, extractivas, etc Derivado de esto, decenas de comunidades indígenas y campesinas son blanco de los ataques vorazes de capitalistas extranjeros y nacionales. Viejos proyectos son desempolvados para ser ahora aplicados por la fuerza, como en Atenco.

 

Con la excusa de la “guerra contra el narcotráfico” las ciudades y campos se militarizan. Nunca en la historia del país había existido tantos “agentes de seguridad” y sin embargo la violencia indiscriminada persiste en el país y bajo ella se encubre el ataque a las y los opositores al régimen.

 

 

El caso Ayotzinapa

 

El 26 de septiembre agentes municipales de la ciudad de Iguala, estado de Guerrero abrieron fuego en reiteradas ocasiones contra camiónes de estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa “Raul Isidro Burgos” matando a estudiantes, transehuntes e incluso a miembros de un equipo de deportivo que iba en su propio camión.

 

Tras el ataque artero, los policías detuvieron y desaparecieron a 43 jóvenes normalistas. Hasta el momento de la redacción de este periódico, se han encontrado diversas fosas comunes en la región, pero no se ha confirmado la identidad de los cadáveres ni el paradero de los desaparecidos.

 

Por declaraciones de estudiantes que pudieron escapar, se sabe los normalista fueron llevados a instalaciones de la policía municipal y de ahi fueron desaparecidos. Es decir, la autoría del gobierno municipal está fuera de toda duda.

 

El conocimiento del hecho por parte de militares y policías estatales, si bien no se ha comprobado, es un secreto a voces por la cercanía de instalaciones militares a los lugares de las primeras emboscadas y la presencia de retenes estatales también en las inmediaciones de la zona.

 

 

El narco, los partidos políticos y el Estado

 

A partir de la fecha de este terrible hecho, los voceros del gobierno a través de los medos masivos de comunicación han insistido en que los hechos fueron perpetrados “por sicarios” de cárteles de la droga, y han intentado deslindar al estado en sus tres niveles de gobierno de la responsabilidad en este hecho.

 

Al momento de salir a la luz la completa participación de la policía municipal, tanto el gobierno estatal como la federación han apuntado todas sus fuerzas a señalar al alcalde.

 

Ahora bien, como hemos señalado, el conocimiento -al menos- del gobierno estatal y del federal son más que probables, pues esta no es la primera vez que se atenta contra luchadores sociales y organizaciones populares en Guerrero bajo este gobierno, ni tampoco por parte del gobierno de Peña Nieto.

 

La insistencia de los medios de separar al narco del gobierno es una falacia. Todos en México sabemos desde hace años que es imposible separar estas dos estructuras, pues forman una sola. Los cárteles quitan y ponen funcionarios, y los gobernantes reciben dinero y protegen a un cártel en detrimento de los otros. Por esto, en los anteriores números de este periódico señalamos “no hay una guerra contra el narco, hay una guerra ENTRE narcos”.

 

 

El PRD: reformista y asesino

 

No es casual que la mayor represión en decenas de años se haya dado en un estado gobernado “por la izquierda “. Esta izquierda domesticada, gandalla, para-priísta, etc ha involucionado del 88 a la fecha en una caricatura grotesca del priísmo clásico.

 

Desde la represión a la huelga del CGH en la UNAM, de los homicidios sin resolver de Digna y Pavel, pasando por la cacería anti-anarquista en el DF, una tras otra de las administraciones perredistas han demostrado su sadismo, su corrupción y su carácter antipopular.

 

Hay en Guerrero de los últimos años una escalada violenta contra el pueblo y sus organizaciones, escalada que ha sido señalada en estas páginas, donde campesinos ecologistas, maestros, normalistas, indígenas, guerrilleros, etc han caído por las balas del gobierno “progresista” del PRD.

 

Hoy el PRD en la persona del gobernador y del alcalde de Iguala han logrado por fin su meta: escribir en la historia una página igual de sádica que la de sus progenitores y maestros priístas. Que nadie se engañe, el PRD es uno de los responsables de este acto.

 

 

La guerra abierta contra el pueblo y sus organizaciones

 

Este brutal golpe no conoce precedentes en el país, en tanto que desaparición forzada colectiva y en un mismo acto. Lo más parecido en la historia reciente del país son las masacres del 02 de octubre del 68 y la matanza de Acteal en 1997, es decir, en números macabros es “mayor” -cuantitativamente hablando, puesto que todas son igual de condenables- a otras atrocidades cometidas por el Estado mexicano como la matanza del bosque, del charco, de aguas blancas, etc

 

Hay hoy en el país una clara guerra abierta entre quiénes están imponiendo un sistema elitista y saqueador, y quiénes, contra estas medidas están oponiendose desde sus comunidades, barrios, escuelas y centros de trabajo. Y Ayotzinapa es un muestra de esto, una muestra que nos explota a todos a la vista y que nos llama a ubicar nuestro lado en este conflicto.

 

La matanza de Iguala muestra hasta donde están dispuestos a llegar los gobernantes y empresarios para profundizar la imposición de su modelo de despojo y ultraexplotación.

 

La oposición no puede quedarse restringida a pronunciamientos y marchas. Es urgente desarrollar la más amplia solidaridad entre los sectores en lucha y emprender acciones que vayan más allá de las rutinarias protestas. El bloqueo, las barricadas, la autodefensa, el sabotaje, la toma de planteles y medios de comunicación, etc es la única vía para enfrentar los golpes de los de arriba.Hay que impulsar un movimiento nacional combativo y clasista, que agrupe a las distintas fuerzas en lucha y radicalize las luchas en el plano nacional.

 

¡Basta de poner la otra mejilla!

¡Por la presentación de los desaparecidos!

¡La justicia la conseguiremos en la calle!

¡Por nuestros muertos, por nuestros Presos!

¡A devolver golpe por golpe al gobierno y a los ricos!

Anuncios